Blog

Se va  acercando el final del curso y la excursión al zoo es una cita obligada para Pontepasitos. Este año como novedad también vinieron los peques de la clase de 1-2 años. Ha resultado ser toda una aventura: salimos a las 10:30 de la mañana de la escuela en un autobús super grande cedido por el Colegio Los Sauces de Pontevedra y acompañados de las profes Andrea y María, de los papis Diego, Olga y Eva, de las abuelas Julia, Loli y Concha, y de nuestras fantásticas colaboradoras Claudia y Carmen. Una vez en el bus la emoción fue total, los pequeños no dejaban de observarlo todo y los mayores no cabían en ellos de los nervios.

A las 11:20 llegamos al zoo y lo primero que no perdonamos es desahogar un rato en el parque infantil que tienen dentro después de hacernos la foto de grupo. Después de un poco de juego nos dirigimos a tomar el aperitivo y un poco de agua para reponer fuerzas y empezar la visita. Primera parada las tortugas y el baño… continuamos viendo las aves, los animales nocturnos y los burros. A continuación visitamos al Rey de la selva que nos encantó. Después pudimos ver a los pavos reales, la pantera y Pelayo el oso, al que pillamos infraganti dándose un buen baño. Después de tanto ver llegó el momento de un descanso y la hora de comer. Fuimos a nuestro sitio especial dónde hay unas pequeñas casitas, nos encanta ir allí todos los años y jugar un rato después de comer. El picnic que nos preparó Dani estaba muy rico: un sandwich, un plátano, un bollo de postre y gusanitos para celebrar el gran día.

Llegamos a las 14:30 de la tarde y después del descanso tocaba a continuar con la visita: el jabalí y la sabana africana fueron nuestros siguientes destinos. En la fosa del jabalí se nos cayeron un par de gorras, se ve que alguno pensó que el pobre animal necesitaba protegerse del sol… y en la sabana africana pudimos ver cebras y avestruces. Para terminar vimos wallabies, llamas, y ciervos.

A las 15:45 tocaba retirada porque el bus ya nos estaba esperando, así que bebimos un poco, fuimos al baño e hicimos la última revisión de pañales. Y una vez listos nos fuimos al autobús. Creo que no exagero si digo que en 2 minutos más de la mitad de los peques estaban dormidos. Y así llegaron a la escuela dónde nos estaban esperando los papis.

Tenemos que decir que ha sido genial ir con las dos clases y que la experiencia ha resultado fantástica, así que repetiremos para el año. Por supuesto todo esto no sería posible sin nuestros maravillosos ayudantes con los que es un placer compartir estas aventuras. ¡Nos vemos para la próxima!

No hay comentarios!

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *