Blog
TALLER DE BOTELLAS

Queridas familias, este viernes hemos dedicado nuestro taller a trabajar con un recurso que podemos encontrar fácilmente: botellas de plástico. Debemos dar las gracias a los padres que han colaborado aportando las botellas.

El objetivo principal de esta actividad era descubrir las múltiples utilidades de este material de uso cotidiano. Además de trabajar conceptos como lleno-vacío, muchas-pocas, dentro-fuera y pesado-ligero.

Como cada viernes, salimos expectantes de clase por ver lo que nos habían preparado los profes. En el comedor nos reunimos las dos clases de mayores y nos sentamos todos en círculo.

En primer lugar, presentamos de manera especial, ambientando con música y movimientos visuales, el material con el que íbamos a trabajar. Sin  prisas, cada niño tuvo la oportunidad de tocar la botella que iba pasando una de las profes, dejando tiempo para que la observaran y tocaran. Con esto creamos una gran expectación y curiosidad en los peques, además debemos destacar la gran evolución que han tenido desde principio de curso ya que todos esperan su turno pacientemente.

A continuación presentamos a cada niño dos botellas, una con poca agua y otra llena. Les dejamos tiempo para que las cojan, las comparen, comprueben las cantidades y nos expresen sus sensaciones. Les preguntamos: ¿Cual pesa más? ¿Cual tiene menos agua?

Después toca el momento de pensar, y habiendo repartido una botella de plástico vacía a cada niños les preguntamos para qué pueden servir. Al principio se quedan callados y la primera respuesta es unánime: ¡Para beber!, pero ¿para qué más puede servir? ahí es cuando la imaginación empieza a funcionar y enseguida empiezan las ideas: ¡Para beber!¡Para escuchar! ¡Para hacer música!¡Para hablar!¡Para darnos masajes! ¡Para soplar!¡Para regar las plantas! Es increíble la cantidad de opciones que nos ofrece un material tan cotidiano.

Una vez presentados los materiales y dejado volar la imaginación podemos empezar con la segunda parte del taller, en movimiento.

La actividad consistía en coger botellas de las cajas en las que estaban inicialmente y llevarlas hasta las cajas blancas de manera ordenada y pausada pero, en cuanto el ritmo de la música cambió de el Vals de Amelí a la banda sonora original de Underground de Emir Kusturika, nos volvimos locos y el juego se volvió más activo y dinámico. Los niños empezaron a coger montones de botellas y a acelerar el ritmo, al momento se empezaron a escuchar carcajadas y todos corrían de un lado a otro transportando botellas como si se fuesen a acabar. Fue super divertido y nos resultó muy interesante poder observar cómo reaccionaban los niños ante la expectación, la curiosidad y la música que envolvió el taller.

Para terminar, volvimos a la calma con una música relajante y recogiendo todo porque es importante que adquieran el hábito de ordenar desde pequeños. Con esta actividad pretendemos enseñarles un valor fundamental hoy en día, el del reciclado, experimentando que las cosas pueden tener diferentes usos y una vez terminada su vida útil debemos reciclarlas. Así que después de comer fuimos en grupos al contenedor amarillo para tirar las botellas previamente utilizadas.

No hay comentarios!

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *