Blog

Queridas familias, ¡¡¡por fin ha llegado la primavera a Pasitos!!! y con ella nos hemos decidido a plantar en nuestro huerto. Sabemos que aún es un poquito pronto por el frío, pero ya estábamos impacientes y aprovechando un día de sol nos decidimos a intentarlo. Esta vez hemos contado con la gran ayuda de la abuela de nuestra pequeña Carla, tiene mucha experiencia en el tema de plantar y se ofreció para darnos una «master class» de cómo preparar la tierra y plantar. La verdad que tuvo mucha paciencia y nos enseñó un montón de trucos.

Unos días antes del viernes habíamos removido toda la tierra y echado abono de caballo, también se puede echar una mezcla de tierra con minerales que ya viene preparada y hará que las plantas se den mejor. Una vez hecho esto ayer sólo tuvimos que remover la tierra un poquito más y rastrillar para dejarla plana y preparada para plantar. Según la época se dan mejor unas cosas u otras, así que como estamos en primavera aunque es un poquito pronto por el mal tiempo, nosotros compramos plantas de calabacín, tomate, pimiento, cebolla, lechuga, fresa y puerro. También compramos unas semillas de zanahoria y perejil que son bastante duros y no necesitan tanto cuidado (hay que aclarar que las semillas es mejor plantarlas primero en una jardinera y tenerlas resguardadas hasta que salga la planta para trasplantar a la tierra). Una vez preparada la tierra empezamos a hacer agujeros (con un orden y la suficiente separación) y plantamos las plantas cubriéndolas después de tierra. A continuación echamos las semillas de perejil y zanahoria esparcidas por una parte del huerto y removimos un poco la tierra para que quedaran cubiertas. Una vez plantadas las regamos un poco porque ayer no había llovido y la tierra estaba algo seca. Si llueve no es necesario regar el huerto, y si los días son secos es mejor hacerlo hacia última hora de la tarde cuando el sol se ha ido.

Como ya os habíamos comentado, son unos días un algo fríos y las plantas del pimiento y  tomate son delicadas, así que a modo de mini invernadero las cubrimos con garrafas de 5 litros de agua vacías a las que le habíamos cortado la parte superior lo evitará que les caiga la helada de la noche y si llueve mucho las estropee.

Para terminar, echamos sal alrededor del huerto para evitar que vayan los caracoles. Esto habrá que repetirlo si llueve mucho ya que es un pesticida natural y con el agua se diluirá rápidamente. También se puede utilizar ceniza.

Ahora solo nos falta esperar a ver cómo se da todo lo que plantamos, ir limpiando de malas hierbas el huerto y regar cuando sea necesario. A finales de abril volveremos a plantar tomates ya que será mejor época y se supone que tendremos mejor tiempo.

No hay comentarios!

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *