Blog

El trasvase de sustancias de un recipiente a otro estimula el desarrollo de la coordinación muscular, lo que resulta de gran utilidad a la hora de comer, servir alimentos a otra persona o a uno mismo, cocinar…

Para realizar el ejercicio, primero delimitamos claramente la zona de trabajo y mostramos todos los elementos que tenemos presentes: una bandeja, una jarra de metal, una cuchara de madera, un cuenco de metal y piedras de colores y pequeño tamaño.

Una vez presentados los elementos realizamos la actividad con movimientos muy lentos y sencillos para que los niños puedan captar los pasos del ejercicio, con la postura de la cuchara correcta.

Cuando finaliza la presentación es momento de dejar actuar a los peques y la verdad… ¡Lo hacen de maravilla! Llama la atención el silencio y concentración que resulta de manera natural en los niños.

Así, se adiestra la musculatura para una maniobra, bastante más compleja, que se realiza en los próximos años: la escritura.

Son actividades que se pueden realizar en casa y resultan muy beneficiosas para el desarrollo integral de los niños.

No hay comentarios!

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *